Blog

Conoce las últimas novedades sobre todo lo relacionado con el mundo online.

Información útil sobre todo lo que te interesa, desde las mejores herramientas de desarrollo a las últimas tendencias en redes sociales. Si no te enteras es porque no quieres.

Storytelling, déjame que te cuente

etienne-girardet-EP6_VZhzXM8-unsplash

Nos ha pasado alguna vez que un anuncio simplemente nos conquista. Entre el bombardeo de publicidad e información que recibimos a diario, una historia consigue atrapar nuestra atención durante los breves 20-30 segundos que suele durar de media un spot televisivo o en redes sociales. Si esto sucede, significará que el storytelling ha funcionado a la perfección. ¿No sabes en qué consiste el storytelling? Nosotros te lo contamos 😉 El storytelling, el arte de contar bien las cosas Resumidamente, el storytelling consiste en saber explicar a la perfección la historia que quieres que llegue a tu público objetivo. Vamos, saber cruzar el intrincado camino hasta el corazoncito del espectador para llegar, aunque sea, a acariciarlo.   Para ello, en primer lugar debemos conocer en profundidad a quién nos dirigimos. Solo de este modo podremos construir una historia que le interese y que provoque la reacción que buscamos. En un mercado tan saturado y competitivo ya no basta simplemente con mostrar tu producto, tienes que ofrecer algo más que lo material. Ahí es donde entra en juego la magia del storytelling, la historia que contemos es la que apelará a lo emocional, a esa sensación especial que sentimos cuando algo consigue impactarnos. Esa sensación será la que determine si tenemos éxito o si lo que contamos no le interesa a nadie. Una buena historia no tiene porque ser complicada Debemos diferenciar entre construir un relato sólido y bien trabajado y una historia con demasiada información y llena de giros propia del mismísimo David Lynch. Puede ser una idea sencilla pero bien desarrollada. Nuestro público objetivo debe sentirse identificado, de este modo comprenderá el mensaje y lo interiorizará. Esto no significa que no podamos ser originales en nuestra propuesta, pero siempre tenemos que tener en mente lo que el cliente quiere oír según sus características. Un gran ejemplo de un buen storytelling es el de la cadena de gimnasios GoodLyfe Fitness que decidió que vincular su marca con cuerpos perfectos, pero irreales para la inmensa mayoría de los mortales, no tenía nada que ver con ellos, aunque fuesen un gimnasio. Por ello puso en marcha la campaña #SexySmartStrong, en la que los usuarios de la cadena contaban qué es lo que les hacía sentirse atractivos, inteligentes y fuertes, transmitiendo sus propias experiencias. Vídeo de GoodLyfe Fitness Con estos mensajes unían la idea de gimnasio con la sentirse bien con uno mismo, independientemente de si tenías un cuerpazo o no. Esta campaña triunfó porque contaba historias reales. Como público objetivo no puedes sentirte más identificado: personas reales con vidas y complejos reales. Esto además la convirtió en una campaña inclusiva, ya que cualquiera podía compartir sus sentimientos, gente diferente que tenía algo muy fuerte en común: cómo hacer ejercicio les hacía sentirse bien. La conclusión es que la campaña logró conectar con la gente. La emoción lo es todo El storytelling no es un invento nuevo. Desde siglos atrás, los humanos nos hemos visto atraídos por las historias. Ya sean famosas leyendas, las hazañas de antiguos héroes o los cuentos que nos leen de niños, nuestro desarrollo como personas va ligado a los relatos, al aprendizaje que obtenemos de ellos y, sobre todo, a lo que nos hacen sentir. La esencia del storytelling es precisamente esa, tener claro que la emoción que generemos lo es todo. Nuestro día a día consiste en ver a miles de marcas luchando a muerte por un pequeño espacio en la mente del consumidor, cuando el objetivo es mucho más complicado que conquistar su mente: conquistar su corazón. Más allá del fin comercial, lo habremos hecho bien si conseguimos crear un vínculo emocional con nuestro público objetivo. Si necesitas crear ese amor eterno entre tu marca y tu público objetivo, consúltanos 😉            

Más info

Marketing de contenidos: el prota de la peli

campaign-creators-yktK2qaiVHI-unsplash

El Marketing de Contenidos se basa fundamentalmente en crear contenido de calidad, original, relevante y valioso para nuestro público objetivo con el objetivo de fidelizarlo. El marketing de contenidos es el prota de la peli Todos hemos perdido la cuenta de la cantidad de información que percibimos al cabo de día, ya sea leyéndola, escuchándola, mediante impactos publicitarios… es evidente que sufrimos una sobrexposición que se ha convertido en parte de nuestras vidas. Ante este panorama, las empresas lo tienen complicado para llegar a sus clientes potenciales y mucho más para que estos clientes les juren amor eterno, en cuanto a compras se refiere. Una campaña publicitaria está muy bien para un objetivo a corto plazo o para una promoción puntual, pero eso queridos, lo hace todo el mundo. Por eso ya no es suficiente, hay que poner toda la carne en el asador y ofrecer algo más. Aquí es donde entra en juego el marketing de contenidos. Porque aunque no os lo creáis, el verdadero protagonista de la historia es él. Va poco a poco tomando posición, no es el más rápido ni quizá el más guapo, pero es el que va conquistando con su encanto y su ingenio y el que al final se lleva el gato al agua. Para conseguir esto, el marketing de contenidos se vale de muchos medios, desde artículos currados en el blog, infografías, vídeos, encuestas, eBooks, webinars, contenido que hayan compartido con nosotros los propios usuarios, guías… todo enfocado a aportar algo valioso a quien va dirigido. No hay marketing sin marketing de contenidos Hablar de marketing en si, sin incluir en esa estrategia al marketing de contenidos, es como el que prepara una tortilla de patatas sin cebolla, (sí, lo sentimos, pero una tortilla de patatas tiene que llevar cebolla SIEMPRE). Lo que probablemente suceda es que no funcionará. En un mundo comercial extremadamente competitivo, tienes que hacer algo más que vender, porque vender lo hacen todos. Debemos ofrecer algo más, algo que nos haga destacar y que suponga el punto de inflexión por el cual el cliente nos elige a nosotros frente a cualquier otra empresa de la competencia. No es lo mismo vender billetes de avión, que vender las experiencias que vas a vivir si viajas a ese destino. Ofrecer un viaje con un descuento está genial, pero antes has tenido que crear el ardiente deseo de estar en ese mismo lugar del que te hablan, de caminar por sus calles, de bañarte en su mar, de ver todo lo que te dicen que vas a ver. Eso lo consigue el marketing de contenidos. Es la mejor manera de fidelizar a los clientes. Cuanto más cosas contemos, más sentirán que nos conocen. Como en toda relación, hay que construir una comunicación fluida y gratificante, si a la segunda cita ya nos aburrimos, ese noviazgo está condenado al fracaso, así que la calidad de lo que contemos tiene que estar a la altura. Si no es así, lo más probable es que aparezcan las infidelidades. Si no tenemos nada que ofrecer, los clientes se irán con el siguiente que consiga hacerles sentir curiosidad o sacarles una sonrisa. Así está la cosa, si pensabas que la competencia en el Tinder es feroz, todavía no has visto nada. Analiza muy bien el perfil de tu público, consigue conocerlo bien y ten paciencia. Los resultados de una buena estrategia de marketing de contenidos, no son inmediatos, pero son más perdurables en el tiempo. El marketing de contenidos es una carrera de fondo, así que ánimo y a entrenar 😉 Y si necesitas alguien que te ayude a crear esa comunicación especial con tus clientes, llámanos.    

Más info

Twitch, la plataforma para Gamers y para los que no lo son tanto

caspar-camille-rubin-DrL-cwqD6tM-unsplash

Twitch es una de las últimas redes en ponerse de moda. Concebida como un lugar para que los amantes de los videojuegos dieran rienda suelta a su pasión, se ha convertido en una plataforma para los Gamers, pero también para los que no lo son. Twitch es la plataforma de live streaming más grande del mundo, en la que a diario se congregan millones de personas para hablar, compartir contenido o disfrutar de los vídeos en directo de los streamers. Aunque apareció en el 2011, ha sido en los últimos meses cuando ha experimentado un gran crecimiento debido a su diversificación y a saber tratar muchos más temas que simplemente los relacionados con los videojuegos, con lo que ha conseguido captar a muchísimos más usuarios. ¿Cómo funciona Twitch? El atractivo de Twitch es el directo. Los usuarios pueden ver a sus streamers favoritos jugando a videojuegos, debatiendo o simplemente compartiendo algún tipo de contenido, mientras mediante un chat pueden interactuar con ellos. El acceso a la plataforma es gratuito, y por lo tanto podemos disfrutarla sin necesidad de pagar, pero los usuarios pueden suscribirse y a cambio obtener una serie de ventajas como disponer de contenido exclusivo para suscriptores, ver las emisiones sin publicidad o acceder a iconos exclusivos para el chat, por ejemplo. Su funcionamiento es muy sencillo, al igual que en el resto de redes sociales, podemos seguir a otros usuarios de los que nos interese el contenido que suelen publicar. Pero además que seguir a usuarios, podemos explorar la plataforma e indicar nuestros gustos y preferencias para descubrir canales y juegos que puedan interesarnos. Twitch, una gran competencia frente a la TV Que la forma en la que consumimos televisión ha cambiado está claro. Con las diferentes opciones de muchos canales de ofrecer su contenido a la carta y con la aparición de plataformas privadas como Netflix o HBO, la televisión en directo y sus audiencias no se pueden medir del mismo modo como se hacía hace unos años. Pero a la televisión en directo le ha salido un duro competidor con plataformas como Twitch. Tenemos el ejemplo de la pasada nochevieja, momento cumbre en el que las cadenas pugnan por los datos de audiencia, y que en este caso se vio mermada por Twitch, en concreto por el canal de Ibai Llanos. El streamer consiguió reunir a más de medio millón de espectadores en su retransmisión de las campanadas en detrimento de las televisiones. Twitch y marketing, una pareja prometedora Con datos tan potentes como más de 100 millones de usuarios activos y 2,2 millones de streamers al mes, Twitch es sin duda, un gran escaparate y una gran oportunidad para realizar una estrategia me marketing. Si nuestro público objetivo es mayoritariamente masculino y se encuentra en la franja de edad entre 18 y 34 años, Twitch es nuestro sitio, ya que es el perfil básico de la plataforma. Otro factor muy interesante es el sentido de pertenencia que suelen tener los usuarios. Los streamers suelen construir una comunidad a su alrededor, una especie de tribu frente a otros «rivales» de la red y todo aquello que consumen o que muestran en sus directos, tiene el éxito asegurado. Actualmente, el formato publicitario estrella de Twitch es el patrocinio, centrado sobre todo en las competiciones de eSports. También está la posibilidad de realizar anuncios de vídeo que se integran en las retransmisiones en directo y anuncios de display mediante banners o vídeos que se sitúan en diferentes partes de la plataforma. Pero el verdadero gancho sin duda es el propio streamer que actúa como prescriptor de la marca y que atrae a esa fiel comunidad de usuarios, haciendo que la marca consiga una gran notoriedad entre este público. ¿Y tú, eres seguidor de Twitch? ¡Cuéntanos!          

Más info

Branding o muerte. La importancia de un buen branding hoy en día

slidebean-p2E8RQDZ-Zg-unsplash

El branding es el proceso de construcción de una marca y todo lo que eso implica, desde el propio nombre de la misma, hasta los valores que vamos a transmitir a través de ella. En un mundo cada vez más feroz y más competitivo, un buen branding es lo que puede salvarnos del olvido más absoluto frente a otras marcas de la competencia. En el artículo de hoy os contamos en que consiste el branding y la enorme importancia que tiene. Empecemos por el principio: La marca Todos los negocios tienen una marca. Tienen un nombre y unas características que, planificadas o no, forman parte de su esencia. Es decir, cada negocio forma una imagen, y esa imagen y el modo en el que es percibida por los demás es la marca. Sobra decir que no todas las marcas son percibidas de forma positiva, si el trabajo no es bueno o la sensación que transmite el negocio es negativa, los clientes no confiarán en dicha marca y buscarán a la competencia. Ahí es donde entra en juego el branding. Es lo que dará esencia a la marca, un buen trabajo de branding hará que nuestros clientes potenciales nos perciban como realmente deseamos que lo hagan. La importancia del branding El branding es lo que dota de poder a la marca, de ahí su gran importancia. Es lo que establece los valores diferenciadores con respecto al resto de empresas competidoras. Por eso no hay que tomarlo a la ligera y trabajarlo correctamente para conseguir los objetivos deseados. Para este proceso es fundamental hacernos varias preguntas como ¿quiénes somos?, ¿cómo queremos ser percibidos por nuestro público objetivo?, ¿cómo nos ve realmente?, ¿qué queremos conseguir?, ¿dónde queremos llegar?… Las repuestas a estas preguntas marcarán nuestro camino y nuestra estrategia de branding. Elementos fundamentales del branding En ese proceso de construcción de nuestra marca hay una serie de elementos fundamentales: Naming: es lo básico, el nombre de nuestra marca. Es uno de los puntos más importantes en nuestro proyecto de branding, ya que el nombre que elijamos para nuestra marca tiene que expresar quiénes somos, la personalidad de la empresa y sus valores. Identidad corporativa: aquí entra el factor visual, debemos de tener un buen nombre, pero también una buena imagen que vaya acorde con lo que queremos transmitir. Es lo que va a hacer que nos reconozcan y nos diferencien de forma física del resto de la competencia. El diseño, los colores, el logotipo… El posicionamiento: es decir, el lugar que queremos ocupar en la mente de los consumidores. Lealtad de una marca: es lo que todos soñamos, lograr la lealtad y el compromiso de nuestro público. Aquí juega un papel muy importante el factor emocional y lo que como marca, seamos capaces de hacer sentir a los consumidores. Según el tamaño y la complejidad de las compañías, los elementos a trabajar en el campo del branding pueden aumentar, pero cuidar y trabajar a fondo estos factores es fundamental si queremos conseguir nuestros objetivos. Si tienes una empresa y necesitas ayuda para crear tu branding, contacta con nosotros 😉    

Más info

Contáctanos
966 27 81 05 info@avanzaeninternet.com
O si lo prefieres
Visítanos
C/ Gabriel Miró 45, 3º I 03420 Castalla (Alicante)
de lunes a jueves de 9:00 a 14:00 h. de 15:00 a 18:00 h.
viernes de 9:00 a 14:00 h.
Nuestras Redes Sociales